El estereotipo feminista

 ›  ›  ›  ›  ›  › El estereotipo feminista

Actualidad,Colaboraciones,Ellos,Reflexiones - Opinión,Vida en pareja

El estereotipo feminista

el-estereotipo-feminista

Todo comenzó aquel día en que estábamos comprando útiles escolares mi amiga y yo para el nuevo año de clases de nuestros hijos. Un par de horas después de haber comprado todo, nos encontramos para almorzar con su esposo y con la hermana de este.

Iba todo bien, hasta que su esposo le dice a mi amiga: “Amor, a todo esto… acuérdate por favor de arreglarme los pantalones que me quedan demasiado grandes”. Y fue como si en ese momento hubieran lanzado una bomba atómica que explotó del otro lado de la mesa, porque su propia hermana lanzó la sanguinaria respuesta a esta pregunta:

“¿Y por qué no te los arreglas tú mismo?, ¿Acaso te crees tan macho que no puedes tomar una aguja e hilo y coser tu propia ropa?” 

Nos miramos todos sorprendidos por la rabia con que esta chica, que hace un minuto era pura simpatía, había lanzado una frase que había cambiado por completo el ambiente en que almorzábamos.

Ella continuó con su discurso acerca del machismo, de la opresión femenina, de las mujeres que malacostumbran a sus maridos y los hombres que abusan de las mujeres porque las consideran el sexo débil. Todo esto mientras el resto de los presentes la escuchábamos en un silencio incómodo… hasta que mi amiga en un tono muy calmado le dijo: “¿No se te ocurrió pensar que yo le arreglo los pantalones porque es algo que me gusta hacer? ¿Tú nunca supiste que yo quería ser modista?”

Y con eso vino otro momento de silencio incómodo, aquel en donde todo el discurso feminista se iba diluyendo en un “No tenía idea”.

Me dejó pensando durante mucho rato acerca de los estereotipos femeninos y la lucha simbólica con que estos son boicoteados. Recuerdo haber leído acerca de cómo las mujeres en los primeros años del movimiento feminista quemaban sostenes para liberarse de la opresión masculina, pero después me pregunto ¿Qué sería de nosotras y nuestros senos colgantes si no existieran los brasieres? ¿No sería mejor haberles quemado los calzoncillos para representar mejor el concepto?

Tal vez influye el hecho de que toda esta batalla feminista nos tiene un poco a la defensiva, tanto que una chica que normalmente disfruta de usar la máquina de coser, por regla general no debería hacerlo si es que un hombre se lo pide, porque eso ofendería a sus congéneres e iría directamente en contra de sus principios de no ser “sumisa ni devota”.

Recuerdo haber visto una película mala alguna vez, tan mala que ya se me olvidó el nombre. Pero retuve un concepto muy gracioso e irónico de ella: el del chico de color que sufría de “discriminación contraria”, lo cual significaba que en la sociedad estaba tan asimilado el hecho de que no se debía discriminar a las personas afroamericanas, que caían en el error de discriminarlo con sus atenciones hacia ellos para no tener que cometer algún acto de racismo… de ese modo todos le decían que sí a cualquier cosa, preferían no opinar si iba en su contra o le daban la preferencia por sobre cualquier otra persona, lo cual obviamente frustraba al personaje.

¿No será que a las mujeres nos pasa algo similar? Nos hemos acostumbrado tanto a luchar en contra del estereotipo, que tal vez por culpa de eso hemos perdido terreno en cosas que de haber sido discutidas entre nosotras ni siquiera serían un tema. Por ejemplo en la discusión inicial; si esta charla hubiera sido entre mujeres, la respuesta más obvia sería algo así como “¡Claro!” o “Si tengo tiempo”, sin ningún comentario extra añadido por alguna otra mujer presente debido al descaro de haber pedido semejante favor. Pero como quien lo pidió fue un hombre, no falta quien se siente agredida porque su antena detectora de machistas estaba en modo sensible.

No es que piense que está mal exigir respeto e igualdad, todo lo contrario. Pero creo que en ciertos márgenes se debería aplicar tolerancia, en especial cuando la intención jamás ha sido cumplir con el horror de ser un estereotipo odiado, sino que simplemente convivir hombres y mujeres con la naturalidad que nos da el relacionarnos entre nosotros mucho más allá de los géneros.

Post de nuestra columnista Dassna Maluenda • Imagen vía Pexels

El estereotipo feminista Reviewed by on 13 marzo, 2016 .

Todo comenzó aquel día en que estábamos comprando útiles escolares mi amiga y yo para el nuevo año de clases de nuestros hijos. Un par de horas después de haber comprado todo, nos encontramos para almorzar con su esposo y con la hermana de este.

ABOUT AUTHOR /

Eterna perseguidora de conocimientos. Busco respuestas que me lleven a nuevas preguntas en este maravilloso viaje de aprendizaje que es la vida. Mujer, madre y amiga. Soñadora terrenal, humanista enamorada de las ciencias... Me tomo muy enserio, por eso me encanta reírme de mi misma. En twitter soy @dassna

Comentarios

LEAVE A REPLY

Your email address will not be published. Required fields are marked ( required )

Siempre Lindas 2015

La información y contenido compartido en este espacio es material referencial y no puede ni pretende reemplazar en modo alguno las recomendaciones y servicios de médicos y profesionales del área de la salud. La información que se entrega proviene de fuentes que se suponen independientes y confiables, por lo que no siempre es posible verificar dicha información. Por lo anterior Laboratorio Silesia no asume responsabilidad por su veracidad y exactitud.